Webcams del Puerto

Puerto de Mataró licita 86 locales y encara la recta final de sus obras

El recinto portuario estrena un sistema de canon variable en función de los ingresos para atraer empresas e invierte 5,6 millones para adoptar un nuevo modelo alejado del ocio nocturno.

El pasado 28 de enero, Puerto de Mataró sacó a concurso 86 locales comerciales de su propiedad que jugarán un papel clave en el proyecto de transformación que está ultimando la infraestructura. Siguiendo las directrices del nuevo plan de puertos de la Generalitat, aprobado el 29 de diciembre por el Consell Executiu, la licitación prevé establecer un canon mixto para las empresas adjudicatarias.

Este sistema, pionero en Catalunya, consistirá en una tasa de ocupación fija y un canon de actividad variable que irá en función de la facturación bruta de cada operador –como máximo el 7% de los ingresos–. En este sentido, a un local medio de 75 metros cuadrados con 20 metros de terraza le corresponderá un fijo de 370 euros mensuales. Los negocios de náutica y deportes, sin embargo, tendrán descuento y pagarán menos.

Público-privado

El objetivo de esta medida, según Isidre Gavín, secretario de Infraestructures i Mobilitat y presidente de Ports de la Generalitat, es “potenciar al máximo la colaboración público-privada” y “ponérselo fácil” a las empresas en un contexto de pandemia. Además de los 86 locales en concurso, en la zona hay otros diez con una concesión a largo plazo, cuyos negocios continuarán en las instalaciones.

El puerto de Mataró, dirigido por un consorcio del que forman parte el Ejecutivo catalán y el Ayuntamiento de la capital del Maresme, ha vivido un declive progresivo en los últimos años, motivo principal para activar su plan de puesta a punto. “Se había quedado atrás”, reconoce Gavín.

El recinto contaba con cada vez más locales vacíos y hasta la irrupción del coronavirus su principal motor eran bares de copas del mismo perfil que los de Port Olímpic de Barcelona, que complementaban la oferta de ocio nocturno de Mataró, una de las más potentes de Catalunya.

El plazo para presentar propuestas finaliza el próximo 29 de marzo y en abril se adjudicarán los locales. Las empresas tendrán preferencia de elección según los criterios de valoración del concurso, divididos en económicos (30%) y de calidad y sostenibilidad (70%). En esta última parte destaca el plan de mantenimiento, que requerirá un compromiso de inversión a largo plazo. En este sentido, las concesiones irán de los 10 a los 25 años, según las preferencias de cada operador.

Puerto de Mataró ha reservado un 70% de los establecimientos para actividades prioritarias: restauración (40%), náutica (15%) y deportes (10%). Para el resto se privilegiarán los negocios vinculados al mar o de interés portuario, aunque no se descarta, por ejemplo, disponer de un número reducido de bares de copas. Con la idea de que se instalen empresas más grandes, los responsables de la infraestructura están dispuestos a favorecer la integración entre distintos locales.

Nueva cara

En paralelo, el Puerto de Mataró ha entrado en la recta final de sus obras de remodelación, que deberían estar acabadas el próximo verano. Se trata de unas actuaciones valoradas en 5,6 millones y financiadas al 100% por el propio consorcio. Por un lado, se han derruido cinco edificios que tapaban la vista al mar y en su lugar se ha construido una gran zona verde de 15.000 metros cuadrados que incluye una plaza para acoger eventos y una fuente ornamental. Estos trabajos han corrido a cargo de Vialser y Comsa.

ABL Group, por su parte, ha levantado unas nuevas oficinas en la entrada del puerto para favorcer la atención de los clientes. Estructuras Condal se ha encargado de reacondicionar el dique de abrigo del puerto con un murete para proteger de las olas y un espigón en la bocana llegir per get the facts. Esta estructura está pensada para resguardar a las naves del viento de garbí (suroeste), que con el cambio climático es cada vez más recurrente.

Fuente: Expansión / Autor: Eric Galián